Mantenerse en tierra a menudo parecía un dominio difícil de lograr. Luchamos mucho con no poder simplemente dejar de asimilar todo, nuestra mente en constante sobremarcha.

Querido lector, ultimamente hemos estado un poco fuera del radar, alternando entre montar las olas salvajes de este año tormentoso y tomar un descanso muy necesario en los tiempos intermedios. Estar presente en línea se sintió más difícil en los últimos meses, tanta energía loca, noticias que cambian rápidamente, intensidad y ansiedad por todas partes.

Qué año agotador, pero también qué tiempo tan revelador que expande la mente. Recibimos tantas lecciones importantes este año, y para fines de 2020, nos sentimos silenciosamente optimistas de que las encontraremos con humildad y gracia, abriendo nuestros corazones a las injusticias y la violencia que están tan presentes en este mundo y en tal profunda necesidad de ser visto y sanado.

Sentimos que los tiempos venideros exigen algo de ligereza y alegría, de ‘una reconexión para experimentar esta vida más plenamente’, de una celebración y un alimento de vitalidad. En estos meses, hemos estado trabajando en algo especial para vos: un regalo para el nuevo año y un nuevo amanecer. Estamos trabajando en nuestra próxima edición impresa, estamos abrazando la vida y bailamos con alegría por la reconstrucción del mundo. El periódico se imprimirá el año próximo, pero por ahora, solo queríamos compartir con ustedes que será hermoso, salvaje y lleno de vida.

Estamos ansiosos por volver a conectarnos correctamente en el próximo año y, como siempre, felices de saber de vos…

Con mucho amor,
Francisco y Fernando