Una llanura herbosa corriendo hacia el horizonte, caballos y yeguas salvajes que viven libres en el campo, gauchos ebrios de aire puro, soledad y libertad.

una historia de EDUARDO NAVARRO y MANUELA RIVADULLA

La vestimenta tradicional se reinterpreta y enriquece. Líneas apenas insinuadas, formas curvilíneas, la paleta es natural, los colores son los de la tierra y las especias argentinas: mostaza, pimentón, pimienta negra, nuez moscada blanca, pero también trigo y girasoles. Los detalles del mundo ecuestre en casi todas las prendas – cuerdas, correas de cuero y botas abiertas – dominan, junto con el símbolo pampeano de la mujer. Y el amor por la naturaleza se traduce en sostenibilidad, con prendas del guardarropas de la estilista.

Una chacra muy especial, que simula una típica casa de campo. Su dueño, un argentino nacido en Tandil que emigró a España en su niñez y se llevo consigo toda su melancolía y recuerdos de su pueblo rural.

 

El campo abierto, los riscos VENTOSOS por siempre,
La muerte del TIEMPO en la blanca luz del MAÑANA,
La rueda rodando FUERA de sí misma,
La EXPANSIÓN de la onda,
El VAIVÉN del agua.
— Theodore Roethke.

maquillaje de CLARA ROSATI
modelo NATALIA CABRERA @ WILD MNGM
locación: SAN MARTIN DE VALDE IGLESIAS, MADRID