Poniendo en valor la producción artesanal e indagando en técnicas y puntos ancestrales de aquello que fue y es transmitido de generación en generación para que no se pierda.

La Sucursal es un proyecto familiar que vio la luz hace cuatro inviernos de la mano de Alejandra Galvalisi -arquitecta y decoradora- y Sofía Mattioli -escenógrafa e historiadora del arte-, madre e hija respectivamente. Una idea que nació muy naturalmente, en el día a día, al compartir ambas un oficio manual y artesanal mientras charlaban y, al unísono, tejían o bordaban.

​Fue así que decidieron trabajar sobre líneas de materiales. Sea así la paja de seda, el lino, la lana, el terciopelo y la gasa de algodón. Siempre promoviendo el oficio artesanal, lo hecho a mano, logrando como resultado piezas únicas, cargando todas con un punto distinto, fuera del concepto de serie. Buscando que los espacios propios o de encuentro porten autenticidad.

​Hoy en día cuentan con productos que pasan por las manos de siete mujeres distintas, que cortan, tejen, cosen y tiñen; revalorizando antiguas tradiciones, cuidando al máximo el detalle. Una marca basada en una estética simple y elegante que utiliza, en su totalidad, materiales nobles y una paleta neutra logrando como resultado final un producto de carácter atemporal con un alto nivel de calidad.