En Mishka, el cambio de década coquetea con el espíritu bahiano de los ’60 y los ’70. Mood estival con guiños festivos, alegres, coloridos. Eso sí, preservando la identidad del nombre.

Una despreocupación veraniega que florece en volúmenes amplios y generosos que transmiten una sensación de desenfado. Materiales fluidos y aireados con algunas piezas selváticas. También los materiales emblemáticos se reinventan en total simplicidad con ingenio y know-how. Una silueta relajada y espontánea con los colores del verano que van desde el azul, el ciruela y el cúrcuma, hasta el caqui, el blanco y distintas tonalidades de beiges.

Marcelo Cantón, el director creativo, remata: “Nuestra intención es transmitir un sentimiento, una emoción”. Saudade.

La colección cuenta con pantalones de cintura con cordón y camisas anchas. Un sportswear elegante que cuenta con camisas estridentes, piezas de cuero y trazos del paisajista Roberto Burle Marx. Los pañuelos de seda, en sus tonos originales o overdyed, se ensamblan en configuraciones alegres y relajadas reminiscentes a la vegetación amazónica.

El mood se extiende a los zapatos, alusivos a la arquitectura de Lina Bo Bardi. Entretejidos de querencia rústica, engalanados por la combinación de materiales sofisticados y avíos de imponente porte. Cueros naturales, charol, rafia, canvas, madera. Maxi hebillas en resina o metal. Tonalidades que prenden fuego en sandalias con tiras; espadrilles; franciscanas; abotinados de naturaleza safari.

La mujer Mishka entra en el verano con un savoir-faire aventurero. Todo fluye al son de un samba. ¿Destino? Brasil. Río de Janeiro. Ipanema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *