A medida que el mundo se detiene y millones de personas cumplen con las órdenes de quedarse en casa, muchos observan aire y agua más limpios en algunos de los lugares más contaminados en la tierra. ¿Esto continuará a largo plazo?

Solíamos pensar que no había realmente pájaros en en la ciudad, porque rara vez los veíamos y nunca los escuchábamos. Ahora sabemos que el tráfico y la gente los silenciaron y los desplazaron. Todo el día escuchamos pájaros cantando.

Con autos mínimos en la calle, el notorio smog se levantó, dando paso a cielos azules. Las emisiones de monóxido de carbono disminuyeron en un 50% en Nueva York; los famosos canales de Venecia son brillantes; y pueden ver las estrellas en Delhi, una ciudad donde la gente usaba máscaras mucho antes del coronavirus para protegerse de los vapores espesos de los autos y los gases industriales. De repente, se puede ver el monte Kenia elevándose a 140 kilómetros de distancia, un espectáculo tan surrealista que provocó un meme incrédulo. Es útil para saber que hay un mundo diferente posible, estas cosas nos ayudan a reconectarnos con la naturaleza, a darnos cuenta de que nuestras acciones la afectan todo el tiempo.

En una charla de la serie Global Conversation de Vogue, la diseñadora Stella McCartney comentó: “Hemos visto lo increíble que es la naturaleza, cómo se recupera tan rápido cuando nos detenemos por un segundo. Creo que es muy esperanzador. ¿Alguna vez podremos sanar la tierra? Parece que podemos”.

Para los expertos en medio ambiente, es un vistazo al mundo más limpio y verde que podría existir, pero sin una pandemia mortal y una caída libre económica. Lo que es realmente necesario es recrear nuestra sociedad mucho más sostenible. El alivio temporal de la contaminación global en medio de la pandemia es un destello de esperanza como un recordatorio de la amenaza inminente del cambio climático: efectos que ya están sobre nosotros, desde incendios forestales mortales, huracanes y olas de calor.

La visión de cielos más despejados y agua más limpia en medio de la pandemia puede ser fugaz, pero esperamos que salgamos del aislamiento con un nuevo objetivo relacionado con el clima. Ahora es el momento para que pensemos el futuro que deseamos a medida que nos reconstruimos. Si surge algo positivo de esta crisis, podría ser nuestra responsabilidad mutua y con nuestro planeta, incluidos y quizás lo más importante, aquellos a quienes tocamos con nuestras decisiones cotidianas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *