Instagram va a prohibir los filtros con efecto de cirugía plástica, debido al impacto perjudicial en la imagen corporal de los usuarios.

El filtro Plastica, de la diseñadora digital Teresa Fogolari —que te achica la nariz, te levanta los pómulos y te agranda los labios—, se llego a usar más de 200 millones de veces. Sin embargo, la empresa que creo la realidad aumentada que administra estos filtros, Spark AR, acaba de anunciar que tiene planes prohibir los filtros que proporcionan al usuario una estética similar a la de la cirugía plástica, en un intento por frenar la propagación de la dismorfia corporal en toda la plataforma.

“Queremos que los efectos de Spark AR resulten una experiencia positiva y estamos reevaluando nuestras políticas existentes en relación con el bienestar”, comento la empresa en un comunicado publicado en Facebook

Un estudio realizado en 2018 mostró que “la exposición a imágenes idealizadas en Instagram tiene un impacto perjudicial en la imagen corporal”. Combina este hecho con la oportunidad de cambiarte completamente la cara y obtendrás unas consecuencias mucho más intensificadas. Spark no confirmó todavía cuándo empezará formalmente con la limpieza masiva, pero con la presión actual de abordar seriamente los problemas de autoestima que nos acechan a todos, es probable que filtros como Plastica desaparezcan de tus historias de Instagram.