Todo empezó cuando cursaban la carrera de Diseño Textil e Indumentaria hace unos años. Conectaron, crearon y el resto es historia.

texto de Regina Agurto
imágenes de Agustina Galak

La cita fue en la tienda de Palermo. Al llegar al lugar, lo primero que recibí fue una enorme sonrisa de Paloma Cepeda y Francisca López León. Sus personalidades fueron una de las primeras cosas que destacaron: dulces, sencillas y abiertas; algo que en estos días no es fácil de encontrar. Al sentarnos, comenzamos con una charla casual y poco a poco nos fuimos adentrando en la moda y su nueva colección: Carmen.

¿Cuál es el reto de trabajar juntas? ¿Cuáles son las premisas que comparten al crear?
Paloma: La verdad es que nos es bastante natural. Desde un principio nos sentimos bastante cómodas trabajando juntas y en general coincidimos mucho con las decisiones que tomamos. El reto quizás es que, como no estamos acostumbradas a que nos pase, cuando disentimos, aprender a saber qué hacer en ese momento, porque es raro cuando nos pasa. El reto es poder respetarnos a las dos, que la solución sea lo más parcial posible, buscar un lugar intermedio y que las dos estemos de acuerdo con la decisión y el paso que damos. Creo que lo llevamos bastante bien. Otro reto es hablar las cosas. Somos muy partidarias de hablar las cosas. Si hay algo que a alguna le esta molestando lo hablamos, lo tratamos y no lo dejamos pasar. Es difícil porque lo que mostrás es una cosa y nosotras somos dos, por lo cual lo importante es que lo que mostremos seamos las dos.
Francisca: Para mí también es muy importante saber que cuando no estamos de acuerdo en algo —y siempre pasa que una cede más que la otra en algún caso—, como las dos nos entendemos tan bien, después, para la próxima decisión, la que no cedió tanto sabe que va a ceder más. Son cosas que se dan naturalmente; no hay lucha.

¿Cómo describirían ese proceso creativo? ¿Tiene que ver más con la parte racional o de intuición?
Francisca: Creo que si tengo que decidir entre una de las dos vamos más por la intuición. Obviamente que se necesita la parte racional para poder llevarlo a cabo, pero en general no hay una temática puntual; es como una identidad nuestra generalizada. Siempre partimos de la paleta de color, decidimos que colores nos gustan y no lo forzamos. Vamos a ver qué telas hay, cuáles están buenas, qué colores nos gustan y ahí se empieza a armar la paleta. Por eso, es mucho más intuitivo y orgánico que planeado. Una vez definidos los colores, diseñamos juntas las cosas que queremos hacer, y la parte racional sería la producción, que viene más por lo técnico.
Paloma: Tampoco tenemos un camino hecho para llegar. Lo vamos haciendo como más intuitivo. Las dos somos inquietas, no podemos estar tanto tiempo en una mesa pensando algo, necesitamos movimiento: ir a ver las telas, tocarlas y ver qué colores hay disponibles. Nos funciona más así. Nos probamos muchas veces la ropa, se las probamos a distintos cuerpos, llamamos a amigas para que se la prueben. Queremos que le entre a todo el mundo.

¿Cuáles son las versiones de mujeres en las que se inspiran a la hora de crear sus colecciones? En 2017 fue “Juana” y ahora para la colección de verano “Carmen”.
Paloma: En realidad, con esos nombres no nos imaginamos a una sola mujer, es un nombre que representa a muchas mujeres. Nos inspiramos en todas las mujeres. Naturalmente nuestra ropa tiene genero porque es muy girly, estamos tratando de tener prendas que no lo sean, que sean más inclusivas y que las pueda usar el que quiera.
Francisca: Ahora, en esta colección hicimos por primera vez algunas prendas unisex. Nos pasa un montón que la ropa que nosotras hacemos nos la pondríamos, nos gusta mucho, entonces queremos proponerle al otro una visión nuestra de la moda que nos gusta y que se lo puede poner el que quiera. Tenemos clientas de todo tipo. Lo más inclusivo posible.

Nosotras queremos que la mujer que se pone FP se destaque y no que la ropa la lleve a ella.

¿Y cómo describirían a las prendas si fueran una persona?
Paloma: Me imagino a una persona que piensa mucho antes de hablar, con ideas claras, transparente. Alguien sobrio pero al mismo tiempo seguro, un poco excéntrico. Si, me imagino una persona bastante centrada y a la vez con una cuota de algo interesante, divertido, distinto y auténtico. Poco pretencioso.
Francisca: Claro, como una persona que no trata ser lo que no es.

FP, entonces, no es sólo moda, tiene una filosofía, una intensión detrás, ¿Cuál dirían que es?
Paloma: La idea principal que tenemos es que la ropa no es descartable y puede tener muchas vidas. Tratamos de poder vestir a la mayor cantidad de personas que podamos. Nuestra filosofía también es la atención, cuando llega una persona, tratar de comprender qué es lo que quiere, qué la puede hacer sentir cómoda y si realmente va a usar la prenda. Ir más allá del momento de vender la prenda. Nos pone muy contentas cuando alguien nos escribe y nos dice que no para de usar nuestras prendas, o cuando recibimos un mensaje de alguien que está viviendo en otro país y nos dice: “me puse la camisa hoy y no me pararon de preguntar de dónde era y de decirme que qué linda que era”. Que se siga sintiendo que hay alguien que está detrás de las prendas prestándole mucha atención.
Francisca: Queremos que la mujer que se pone FP se destaque ella y no que la ropa la lleve a ella. Por eso tenemos líneas simples y ropa cómoda, para que la mujer se sienta cómoda y pueda hacer sus actividades cotidianas bien pero bien vestida, con linda moldería y lindas terminaciones.

Leé la nota completa en Numeral Post #5 – Primvera 2019.