«Un par de botas texanas, un sombrero y prendas con mucho color”, así describe Ana Bonamico el estilo que la define.

por Ester Ibarguren

Sin embargo no estamos hablando de una influencer promedio, que ama la moda, sino de la artista plástica argentina que ha sido reconocida por Vogue, Harper’s Bazaar y L’Officiel. Con base en Chile, pero sin detener su espíritu viajero y con una forma expresiva pletórica de color ha participado en bienales internacionales y expuesto su obra alrededor del mundo. Para Ana es casi imposible definir solo una pieza que quisiera atesorar, aunque contesta sin dudar que la Capilla Sixtina es la elegida a la hora de seleccionar una obra que, como en un sueño, quisiera intervenir “claro que si permanece intacta, solo para ver cómo reacciona con luz UV”.

Su cuenta de Instagram llama la atención no solo como medio para mostrar su trabajo, también lo hace por ser una vidriera de su estilo de vida y una imagen personal vinculada al diseño y a la moda. Aunque confiesa sentir cierta presión y responsabilidad desde su lugar de creativa, lo lleva con tranquilidad, de una forma muy natural. Ana representa un nuevo perfil de artista multifacética, que encuentra expresión en lo pictórico y en las redes, ha encontrado su camino siguiendo su verdadera pasión y siendo auténtica construyendo según sus palabras “desde mi lugar de una forma positiva”.

Leé la nota completa en Numeral Post #4 – Invierno 2019.