El museo Malba adquirió en la galería Walden la fotografía y máscara “El pene como instrumento de trabajo / Para quitarle a Freud lo macho”, que tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno en la Ciudad de México en enero de 1982.

Debido a la pandemia de Coronavirus, y dado que arteBA Fundación se vio obligada a posponer de manera indefinida su feria en La Rural, las fotografías fueron seleccionadas en la edición especial online de arteBA en la plataforma Artsy que permite conectar las principales galerías de arte del mundo. Con esta acción, el museo continúa acrecentando la representación de artistas mujeres en su acervo; reforzando el compromiso con el arte contemporáneo; y apoyando especialmente la escena artística en este momento singular.

“Se trata de una obra icónica del feminismo latinoamericano y del arte de performance que, junto con las piezas de Magalí Lara y Mónica Mayer adquiridas por Malba en los últimos años, completa un conjunto de piezas clave de artistas pioneras del movimiento feminista mexicano de los años setenta y ochenta.” Expresó Andrea Giunta, integrante del Comité Científico Artístico.

Una foto blanco y negro, copia de época en la cual Bustamante critica, en una suerte de performance para la cámara fotográfica, “falocracia” dominante en diferentes ámbitos laborales. La imagen muestra a la artista en una posición que remite a la Gioconda o Mona Lisa llevando un accesorio de plástico: unos lentes con pene integrado, en lugar de nariz.

Maris Bustamante. El pene como instrumento de trabajo 1982 foto

Era una crítica que nadie había hecho a la parte machista del psicoanalista. Explica la artista.

Bustamante realizó variaciones de esta obra, como las máscaras troqueladas que distribuyó al público durante uno de los “Montajes de momentos plásticos” que presentó en el Museo de Arte Moderno de México en 1982. La obra actúa como una confrontación a la figura de Sigmund Freud y la supuesta envidia de la mujer por el pene, a la hora de conseguir un trabajo.

Maris Bustamante desde la década del ‘70 concibe y produce objetos artísticos “no necesariamente estéticos”. Fue miembro fundadora de dos importantes grupos del arte contemporáneo de Latinoamérica, el No-Grupo. En su búsqueda de soportes no tradicionales realiza happenings, arte-correo, arte-objeto y libros de artista.

Además de su práctica artística, es teórica y académica. Fue profesora investigadora en la Universidad Autónoma Metropolitana de la Unidad Azcapotzalco por 30 años, y es hoy profesora emérita. Pionera del arte feminista, Maris redefinió con naturalidad la percepción de la mujer artista y su lugar en el campo del arte mexicano. Se describe como una artista visual “neopostransconceptualista” en la modalidad estridente, lo que significa simplemente que se burla de cualquier etiqueta que la encasille.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *