Liz Solari: “No estoy enseñando nada, estoy compartiendo mi experiencia de vida desde la perspectiva del lugar que me tocó”.

Las marcas están cambiando sus modelos de negocio para hacer de la moda ética una prioridad.
«Qué bueno que esté pasando, esto es lo positivo. Quizás lentamente pero está sucediendo, que la industria de la moda tiene una ola de grandes marcas que dejaron de usar pelaje. Esperemos que el cuero también pronto, porque ya no es necesario. Se están desarrollando una cantidad de telas fantásticas, ¡Hay un cuero a base de ananá! Así un montón de cosas para remplazar el plástico, el cuero y libre de crueldad. Veo más compromiso y veo que está pasando porque la sociedad lo está pidiendo, por eso digo que es importante que sepamos el poder que tenemos. El poder que tenemos como consumidores porque todo lo que elegís tiene un impacto. Hay que volverse consumidores responsables.»

Los cambios de sus hábitos de consumo y percepción.
«Cambió todo, cambió lo que compro porque indago más, averiguo y me informo. Lleva más tiempo, me ha pasado estar una farmacia, ver tal producto y decir: -no sé-. Tenés que googlear, chequear en las listas porque no están obligados aún de poner si un producto es cruelty free o no. Con la ropa es más fácil porque tocás los materiales y sabés de donde provienen. Mi consumo se volvió más responsable, obviamente con mis errores pero aprendiendo todo el tiempo. No estoy enseñando nada, estoy compartiendo mi experiencia de vida desde la perspectiva del lugar que me tocó.»

Las imágenes detrás de escena fotografiadas por el editor, Fran Arrechea, en una película de 120 mm.